Un sueño: El Camino de Santiago en Bicicleta

A quienes nos apasiona la bicicleta soñamos con hacer travesías, con visitar lugares increíbles, con ver amaneceres, atardeceres y con hacer el Camino de Santiago en bicicleta.

El Camino de Santiago, es una de las rutas más antiguas y más visitadas del viejo continente donde los peregrinos viven manifestaciones de fervor, de espiritualidad, de arte y cultura. Está ubicado en  España y su propósito es llegar a la tumba del apóstol Santiago el Mayor que se encuentra en la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia.

Los peregrinos, como son llamados quienes toman este camino son atraídos por los paisajes,  por su historia, por los kilometros que se deben recorrer y porque según cuenta la leyenda, es un camino para reencontrarse a sí mismo. Y es aquí, cuando el camino de Santiago se convierte en un sueño, en una de esas cosas que los ciclistas debemos hacer antes de morir.

Foto tomada de www.caminoenbici.com

Existen varias rutas para llegar a la tumba del apóstol Santiago, que dependen básicamente del tiempo con el que cuente el peregrino en bici y de los paisajes que quiere conocer.

El camino Francés: Los puntos de partida son diversos, pero existen dos principales. El primero es desde Roncesvalles;  son aproximadamente 800 km pedaleando durante 15 días y es el camino completo hacía Compostela. El segundo punto de partida; es desde León, Francia que esta a mitad del camino, son 300 km que se recorren en 8 días.  Por este camino conocerás los Montes de León, el místico O Cebreiro y los valles gallegos.

El Camino Portugués: El punto de partida puede ser desde Lisboa o desde Oporto, Portugal. Es una ruta de aproximadamente 300 km en el que te encontrarás con viñedos, valles, montañas, villas como Ponte de Lima o Pontevedra. Lo mágico de esta ruta es que te puedes hospedar en casas tradicionales gallegas y alojamientos rurales que están en el camino.

La vía de la Plata: El punto de partida es desde Sevilla la capital del flamenco en España. Esta ruta es la más tradicional ya que era el camino que seguían los cristianos del Norte de África  para llegar a Santiago de Compostela. Pero además, es una de las rutas más bellas porque podrás ver las ruinas de la antigua ciudad romana de Itálica, puentes y calzadas con más de 2 mil años de historia, cultivos de olivos, campos de flores silvestres y viñedos. Y la recompensa final será llegar a Cáceres, una ciudad amurallada, patrimonio de la Humanidad desde 1986.

Foto tomada de www.caminoenbici.com

Entre el 15 y el 20 % de los peregrinos que llegan a Santiago lo hacen en bicicleta y pueden recibir la compostela (un certificado de peregrino) si documentan haber recorrido los últimos 200 kms. Una de las ventajas de hacer el  Camino en bicicleta, es que te tomará menos tiempo en recorrerlo y podrás tomar desvíos para conocer rincones ocultos que normalmente los caminantes no realizan por cuestión de tiempo.

Ahora bien, ¿cómo hacer este camino en bicicleta sin tener que preocuparme por viajar desde Latinoamérica con una bicicleta en mi equipaje?. Hoy les quiero recomendar CaminoenBici.com,  una agencia que se encarga de organizar todo el viaje desde los traslados, la bicicleta, los hoteles, restaurantes, traslado de equipaje y otros detalles durante la travesía.

Con  Camino en Bici  tú y tus amigos no deberán preocuparse por detalles de logística, solo deberán ocuparse por disfrutar del viaje, por hacer amigos, por contemplar los paisajes,  por hacer buenas fotos, por conocer lugares únicos de la geografía española y por volver a casa con la satisfacción de haber vivido una de las mejores experiencias que puede vivir un viajero en bicicleta.

Así que levante la mano quien se apunte a este viaje.

7 opiniones en “Un sueño: El Camino de Santiago en Bicicleta”

  1. HOLA ANAMARETO TU MEJOR Q NADIE SABES Q ES UN RETO Q TENGO PARA EL OTRO AÑO. CONVERTIRME EN PEREGRINO SALIENDO DE SAN PORT FRANCIA Y PASAR LOS PIRINEOS. ANÍMATE …..HASTA EL MOMENTO SALGO SOLO

  2. Antes habia escuchado en boca de mi amiga Trinidad Henao, lo mistico del recorrido, pero con esta historia me sentí pedaleando a medida que recorria el escrito. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *